Con el alma en la boca

Rota (Cádiz)

Hoy tengo el alma en la boca, aunque no acompañen las palabras. 

Esta alma, insaciable y egoísta, quiere arrancar de tus entrañas una sonrisa, una de vida, que sea estirpe, que robe noches y solace días.

A veces grito, le ordeno que calle… pero cielo, no me escucha.

Ya no lucho, puede conmigo, y a su capricho me lleva a la deriva. ¡Es tanto lo que pide, esta puñetera alma!

Lo sé… no es justo. ¡Maldita alma inexpresiva, que solo entiende de pieles, y anda corta de palabras!

Juanma de la Torre